ceguera

Dado a que la ceguera es la pérdida total o parcial de un sentido primario, la mayor atención se centra en el impacto físico. Aunque lo sufren en cada una de las actividades de la vida diaria —vestirse, arreglarse, conseguir una higiene personal, comer, viajar… Todas se vuelven muy complicadas y las personas se vuelven muy susceptibles a caer en la incomprensión y en la depresión.

Los invidentes no saben si otras personas les miran. Posiblemente teman abochornarse por hacer algo torpemente o sin sentido. Para contrarrestar la situación, podrían eludir situaciones sociales y evitar a las de personas.

Al dialogar, los invidentes no pueden ver las contestaciones visuales de las personas con las que charlan. No tienen forma de saber si sus interlocutores están interesados, entretenidos, hastiados o bien si no les escuchan. Tal vez sientan que han perdido su privacidad y que dependen del resto para conseguir asistencia incesante. Muchos sienten que ya no pueden ser productivos.

¿Algún familiar suyo padece de alguna patología ocular?

Es esencial ayudarle a que tenga un mayor grado de independencia y amor propio. Anímale a que pruebe a efectuar labores y funciones por sí solo a fin de descubrir si las puede hacer de modo independiente y con confianza. Posiblemente sus seres queridos y amigos no comprendan que la pérdida de visión adopta muchas formas.

El ajuste a la pérdida de visión

El proceso de ajuste es diferente para cada persona. Va a haber quien realice este proceso con gran velocidad, pasando por alto ciertas partes del mismo. Otras personas podrían requerir largos periodos de ajuste. Dicho proceso puede incluir los próximos estados:

Negación: Al comienzo las personas se sienten convulsionadas o bien sienten incredulidad. Muchos deciden conseguir una segunda evaluación con la esperanza de que el primer diagnóstico sea incorrecto.

Resquemor y Enojo: Es común preguntarse, “¿Por qué razón ?” y distanciarse de quienes tratan de prestar ayuda.

Solución Negociada: Esta es posible que sea breve y de clase espiritual, con la esperanza de que si la persona perjudicada “se porta bien” o bien hace alguna promesa singular, se generará una cura o bien curación repentina.

Sensación de Pérdida y Depresión: La pérdida puede percibirse de muchas formas, incluyendo la pérdida de un empleo, de la independencia personal o bien económica y de la confianza en sí. Las señales más frecuentes de depresión incluyen un incremento o bien minoración de las horas de sueño, pérdida o bien incremento de hambre y un funcionamiento mental más bajo.

Con el tiempo preciso y, de manera frecuente, con la formación apropiada, la mayor parte de las personas son capaces de admitir su pérdida de visión. Habiendo asumido la pérdida de una gran parte de su independencia, ahora pueden continuar adelante con una actitud positiva y encarar la realidad con esperanzas razonables y una mayor calma.

¿Qué organizaciones prestan ayuda?

El Instituto Braille ofrece asistencia gratis para ayudas a las personas a admitir la realidad de su pérdida de visión, amoldarse a un planeta que es nuevo y ignoto y volver a descubrir personas, actividades y causas que den sentido a su vida. Ciertos servicios que dan incluyen asesoramiento individual y familiar. También, ofrecemos conjuntos de apoyo para la persona que padece la pérdida de visión, sus familiares y cuidadores.

¿Cual es el grado de minusvalía?

Cada persona ciega es un mundo. Algunos no ven en el centro y otros pierden la periférica de su campo visual, por lo tanto cada uno necesita ayudas diferentes ya que no todas las cegueras son iguales. Y el grado de minusvalía depende tanto del problema visual como de la persona.

Personas afectadas con la misma deficiencia, pueden tener diferentes grados de minusvalía ya que algunos tienen la valentía de desarrollar nuevas competencias utilizando sus restos visuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *