operacion-ocular

El uso del láser excimer en medicina ha introducido una nueva era en la cirugía refractiva, y la cirugía láser se basa en el modelado del tejido corneal por medio del rayo láser.

El rayo láser con una longitud de onda de 193 nm es capaz de remover suavemente una capa muy delgada de tejido, que ha sido definida de antemano, después de la incidencia en la superficie de la córnea. La energía de la radiación láser es capaz de romper la conexión entre las moléculas individuales del tejido corneal, resultando la vaporización.

Cada pulso del láser excimer puede, por lo tanto, eliminar el tejido corneal con una precisión de 0,25 micras. La distribución de los pulsos del láser es controlada por una computadora usando aperturas. La ablación gradual del tejido causa un cambio necesario en la curvatura de la córnea y por lo tanto también un cambio en su capacidad óptica.

En la miopía, la córnea se alisa en la zona central, por lo que su refracción es menos pronunciada, mientras que en la hipermetropía el objetivo es aumentar la inclinación y refracción de la córnea. En el astigmatismo, el defecto se corrige compensando la curvatura irregular de la córnea.

Gracias al hecho de que el láser excimer produce radiación “fría”, no hay peligro de que el tejido corneal u otras estructuras del ojo se dañen por el calor. La alta precisión, la buena predictibilidad de los cambios en la curvatura de la superficie y la seguridad ponen al láser excimer a la vanguardia de los procedimientos refractivos actuales.

El láser excimer también se puede utilizar por razones terapéuticas, p. ej. para eliminar cicatrices superficiales en la córnea (método PTK).

Intervenciones superficiales:

Estos tratamientos tienen diferentes denominaciones, pero en todos ellos sólo se elimina y modela la capa superior de la córnea. Esta capa superior se llama epitelio, se renueva de forma natural y constante. Cuando se extrae el epitelio, las terminaciones nerviosas de la córnea están expuestas, lo cual es relativamente doloroso, pero bajo la protección de lentes de contacto, por ejemplo, el epitelio sana a través de una nueva capa en un lapso de tres a cuatro días. Este proceso de autocuración se utiliza en todas las intervenciones superficiales. El epitelio siempre se elimina y el procedimiento se realiza en la capa inferior.

¿Cuáles son estos procedimientos?

PRK (Ceratectomía fotorrefractiva)
NO TOUCH
LASEK
epiLASIA

Intervenciones profundas

LASIK (queratomileusis in situ con láser)
FEMTOLASIK
ReLEX

El problema de operarse los ojos radica en que es imposible controlar la cicatrización. Por lo tanto, aunque la operación sea totalmente segura, si el paciente cicatriza mal puede tener graves problemas visuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *