cara bonita

El ácido hialurónico es capaz de retener más de mil veces su peso en agua. Con esto nos podemos hacer una idea de por qué cuando compramos una crema facial con ácido hialurónico estamos contribuyendo a una mejor hidratación de la piel del rostro. Este ácido ayuda a que el agua se quede en la piel y esta no pierda volumen debido a la deshidratación que se produce con el paso de los años.

Gracias al ácido hialurónico la piel se rellena y con eso se consigue un aspecto mucho más terso, las arrugas de difuminan y el óvalo del rostro se define logrando una imagen rejuvenecida. Pero si las cremas son un gran aliado diario para proporcionarlo, hay otras maneras de hacerlo mucho más efectivas y contundentes.

Cuando los signos de la edad hacen su aparición, las cremas pueden ayudar a disimularlos ligeramente, pero las inyecciones de ácido hialurónico directas al problema consiguen rejuvenecer de manera visible el rostro. Con este ácido se rellena la zona de los pómulos, por ejemplo.

Con el paso del tiempo, los pómulos pierden grasa y se van hundiendo. Esto hace que la persona se vea más vieja. Otra zona problemática son los labios, que se arrugan con el paso del tiempo haciendo que la boca se vea menos sensual y bonita.

Los implantes son una solución costosa y que además requieren de una operación complicada. Además, si finalmente no nos gusta el resultado, hay que volver a entrar en quirófano para retirarlos. El ácido hialurónico consigue rellenar de manera efectiva y muy natural pómulos y labios solo mediante inyecciones.

Pero además, al ser un componente natural de la piel, esta lo reabsorbe, con lo cual los rellenos no son permanentes. No se produce ninguna modificación en el rostro que no tenga vuelta atrás y al cabo de un tiempo, entre cuatro y seis meses, si no se han efectuado retoques todo volverá a estar como antes.

Esto hace que muchas personas reticentes a cambiar el aspecto de su cara prueben este método. Si se ven bien, solo tendrán que acudir cada ciertos meses para darse unos retoques y mantener su aspecto. Y siempre con la seguridad de que se trata de un procedimiento no invasivo y que no tiene prácticamente riesgos.

Las inyecciones de ácido hialurónico se pueden combinar con el uso de cremas para conseguir un efecto mucho más duradero y un mejor aspecto del rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *